Yo no te dejaba

Sentada en un café de Miraflores, mientras disuelvo un par de cucharadas de azúcar rubia en mi capuchino, espero a un gran y buen amigo. Hace varios años que no lo veía y estaba muy emocionada de contarle, entre...

Leer Más